lunes, 1 de junio de 2015

Canibalismo



El ejercicio es sencillo.

En posición vertical, el cuerpo traslada toda su sangre al centro.Una vez conseguido el vaciado total el proceso de despellejar al individuo es menos dificultoso.
Meticulosamente y con paciencia, la carne va exponiendo las pequeñas partículas enquistadas.
Se encuentran, sí se busca pacientemente, 
restos de debilidad,
delirios pequeñitos que son escurridizos y hay que saber atrapar cuidadosamente, 
sin rozar a penas la entereza. 
Esperanzas agazapadas bajo los músculos, que se esfuman accidentalmente si la carne es abierta en canal.

hemos de tener cuidado, al ir separando los músculos del hueso,
ya que entre estos a la altura de la caderas se encuentran unos cristales de ámbar; necesarios para que las articulaciones, entre cóncavas y convexas , permitan al sujeto (una vez deshechos de mentiras, debilidades,  lagrimas negras y demonios purulentos) escalar la invisible escalera central al universo,
que se encuentra en el mismo centro de su pecho.




No hay comentarios: